praga viajes
Diez Más

De rechazado a héroe

Daniel Sappa, quien cuenta con una historia particular en su corta carrera, fue determinante al detener un penal en el cierre del encuentro ante Colón y así permitió que el Pincha se afiance en lo más alto de la tabla.


Por Joaquín Sánchez, para La Nación.-

“Vimos los penales de ellos y lo tenía estudiado. Fue el más importante de mi corta carrera. Esperaba hacer las cosas bien, no un partido consagratorio, sino cumplir. Fue lindo”. De pocas palabras, un tanto tímido, el arquero Daniel Sappa intentó explicar en la salida del vestuario cómo se transformó en el héroe de la victoria de Estudiantes frente al duro Colón por 1 a 0, que le permitió al equipo de Nelson Vivas consolidarse en lo más alto de la tabla de posiciones del torneo de Primera.

Detrás de quien fue clave para sostener el triunfo, hay una historia que mezcla dolor y alegría, en sus jóvenes 21 años. Su primer paso futbolístico lo dio en Curuzú Cuatiá, un club de barrio de Villa Elisa que participa de la Liga Amateur platense. Como cientos de chicos, cuando llegó a la edad de Novena se fue a probar a Estudiantes. Le dijeron que no. Fue el primer golpe, pero no el más duro. Dos años después, mientras para él se había vuelto una rutina viajar en micro a Florencio Varela para entrenarse y jugar en Defensa y Justicia, perdió a su padre, el que desde chico había estado al lado en su carrera deportiva. Y de una manera trágica: falleció en un accidente de tránsito justo enfrente del Estadio Ciudad de La Plata, un 24 de diciembre al mediodía. Juró no bajar los brazos y la luchó junto a su madre y sus dos hermanos mayores.

Las oportunidades que a veces entrega la vida le llegaron cuando con edad de cuarta división regresó al Pincha. Y fue todo fugaz: rápidamente se destacó en esa categoría, terminó la secundaria en el colegio del club y a fines del 2015 firmó contrato profesional, a pesar de que en el plantel de Primera había superpoblación en ese puesto. Luego realizó la pretemporada y debutó profesionalmente el 18 de febrero pasado ante Tigre, por circunstancias fortuitas.

Su segundo momento de notoriedad es el actual. Tras la salida por la lesión en el dedo del pie izquierdo de Mariano Andújar, Nelson Vivas decidió que Nahuel Losada reemplazara a una de las figuras del equipo y toda una institución en el club. Si bien el Pincha consiguió tres victorias clave (Central, San Lorenzo y Racing) con él en el arco, un grosero error puntual ante la Academia, más la falta de seguridad en general, le hizo perder el puesto. Entonces, en la previa al choque contra River, el técnico albirrojo confirmó sin más que iba a atajar Sappa. El desafió era difícil y la presión era mucha. Pero él respondió primero en el “Tomás A. Ducó” para conseguir el empate, y ahora fue clave para sostener el cero (es la primera vez que lo logran desde la salida en la quinta fecha de Andújar) en el tramo final del encuentro. Lo hizo al estirarse al máximo para sacarle un cabezazo al ingresado Tomás Sandoval, y luego detuvo de manera increíble el penal ejecutado por Pablo Ledesma, alto y angulado.

Con condiciones técnicas, claro, pero con un enorme esfuerzo y tesón ante la adversidad, Sappa no sólo fue el héroe del partido para consolidar a Estudiantes en lo más alto, sino que es todo un ejemplo de vida.