praga viajes
Diez Más

El factor mental en la sub-20

Pablo Sucarrat, psicólogo deportivo y técnico de fútbol, analiza el aspecto psicológico de la selección de Ubeda.


Foto: Télam

En nuestro país, la crisis hace estragos en todos lados y parece ser que nuestra selección sub-20 no es la excepción. No se trata de buscar un culpable, sino de buscar soluciones coherentes a las situaciones concretas.

Si pensamos que en la sub-20 los jugadores son jóvenes que necesitan seguir trabajando, y formándose, que la mayoría están en las reservas de sus equipos y muy pocos han debutado en primera división, es normal que a los chicos se los vea ansiosos, y con algunas imprudencias, propias de la edad.

En lo que va de la competencia, tuvieron cinco expulsados, tres en campo de juego y dos desde el banco. Lo llamativo es que los dos últimos son formadores. Si ése es el concepto que queremos utilizar y correspondería en esta etapa madurativa de nuestra selección.

El jugador en esta edad muchas veces tiene más miedo a equivocarse, y eso lo lleva a jugar a un grado de tensión y ansiedad que lo llevan justamente a tomar decisiones erróneas. Deberá aprender a convivir con el error, ya que forma parte también del juego. Si se trabaja el factor mental, el jugador aprende a convivir y a disminuir el margen de error.

Ahora bien, la ansiedad es propia también en una competencia de clasificación para un Mundial; seguramente estará presente y será alta. La pregunta más obvia es, entonces, ¿si la selección tiene un psicólogo especializado y con experiencia para que pueda abordar este factor no menor? La respuesta es negativa. Ya que muchos en el fútbol miran al psicólogo con cierto recelo o simplemente ignoran el beneficio de poder trabajar lo mental en alta competencia, como lo hacen muchísimos equipos del fútbol mundial.

En nuestro fútbol se sigue pensando que con la sencilla palabra del “¡vamo, vamo!” se soluciona todo factor mental en la alta competencia, sin brindarle ninguna herramienta profesional para potenciar el rendimiento individual y colectivo del equipo.

Muchos dirigentes no saben de lo que significa profesionalizar las áreas del fútbol, y dejan en manos de otras personas que pueden ser idóneas en su profesión, o función, pero no es un especializado en el factor psicológico para trabajarlo, por la sencilla razón que prefieren ahorrar ese sueldo.

Si le preguntáramos a cualquier futbolista profesional qué tan importante es el factor mental en una competencia, nos diría que es muy importante, esto lo sabe todo futbolero. Por eso, el hecho de no contar con un profesional en esa área para que lo aborde es más llamativo.

La realidad marca que la selección sub-20 tiene 48 horas para cambiar el chip, desde lo mental, y enfrentar nada más y nada menos que a Brasil en uno de los dos partidos que le quedan.