praga viajes
Diez Más

Las lesiones y su correlato psicofísico

Cómo afectan a los futbolistas, en el contexto de un extenso parate sin campeonato oficial.


Prensa EDLP

Por Pablo Sucarrat

En este parate atípico de nuestro fútbol argentino, causado por una terrible crisis económica y de gestión dirigencial, el torneo oficial se tomó una larguísimas vacaciones, con una serie de amistosos interminables en los cuales hubo varios lesionados.

Los jugadores manifestaron que ya quieren empezar el campeonato, es que la ansiedad por competir es normal. Ya que el futbolista se prepara para la competencia y el no poder hacerlo, sea cual fuese el caso, genera en el jugador mucha ansiedad.

Es por eso que lo mental viene a tener un correlato significativo en las lesiones, sobre todo musculares. En una encuesta sobre cuál es el mayor de los miedos de un jugador de fútbol, el 80 % manifestó que es lesionarse, sea cual fuese esa lesión.

Es lógico y significativo este porcentaje ya que lesionarse significa estar fuera de competencia, trabajar de forma diferenciada, pérdida temporal del puesto que este jugador se había ganado o la posibilidad de luchar de igual a igual por un lugar. Sin contar la pérdida económica por las primas, premios, por partidos jugados y la posibilidad de crecer en esta carrera tan vertiginosa como es el fútbol profesional.

Por todo esto existe la necesidad de que los planteles cuenten con psicólogos deportivos, los cuales puedan abordar estas temáticas, por medio de técnicas individuales y grupales. Canalizando esa ansiedad y brindarle al jugador herramientas para poder afrontar desde lo mental  ya sea su cuidado personal, su cuerpo en relación al rendimiento deportivo, como así también acompañar en su recuperación de aquella lesión desde lo psicológico.

Ya que es normal que un jugador después que viene de una lesión, sienta miedo de volverse a lesionar en las competencias siguientes. Todas estas realidades muchas veces son ignoradas por los dirigentes. Entonces no contratan psicólogos idóneos para estas funciones, dejando a los planteles sin trabajar el factor mental en la alta competencia.

El desafío es trabajar de forma interdisciplinaria, y avanzar en la evolución del fútbol, ya no existe el DT que era médico, kinesiólogo y psicólogo sin tener estos títulos claro, pero debía echar mano, porque los clubes no ponían estos profesionales en los planteles. Hoy en el siglo XXI, necesitamos profesionalizar las áreas del fútbol argentino.