praga viajes
Diez Más

Tribunas y sociedad violenta

¿Para cuándo la prevención desde la educación? ¿Para cuándo un proyecto serio?


Por Pablo Sucarrat

En la ciudad de Rosario, este sábado en la cancha de Newell’s, las medidas de seguridad pidieron DNI para evitar los “violentos”. La medida fue aceptada por las personas que se acercaron al ver al partido, sin embargo en las redes sociales algunos periodistas denunciaron que un grupo de barrabravas entraron sin mostrar ningún documento. Caben las preguntas: ¿controlamos a los que no generan problemas únicamente, a los que no generan violencia nunca? Sí. ¿Y los de siempre? Que pasen.

Por otro lado, y en este mismo fin de semana, en el clásico cordobés, tiraron a una persona desde las tribunas y sufrió muerte cerebral. Me pregunto: ¿el control de la violencia es solo en la cancha, y  es suficiente? Habrá que pensar un poco más las cosas, las intervenciones. ¿Para cuándo la prevención desde la educación, en los colegios, clubes? ¿Por qué los nuevos integrantes de la AFA no realizaron ningún tipo de comunicado? Muchas preguntas con escasas respuestas.

Todo esto nos da una sensación muy triste, donde la convivencia deportiva aún parece estar lejos de ser una realidad total. Nos acostumbramos –desafortunadamente- a ver y escuchar estos actos de violencia es en los estadios del fútbol argentino. Nos fuimos anestesiando de a poco. Creyendo que algún día va a desaparecer la violencia por arte de magia.

Tenemos que llevar un proyecto a las escuelas, a la calle, a los medios de comunicación, de forma constante y no solo para los clásicos. Generar políticas serias de prevención educativas; educar para prevenir. Nuestra sociedad ya tiene muchos ejemplos negativos de violencia.

La violencia proviene desde el mismo seno de nuestra sociedad, donde en un estadio de fútbol las personas se encuentran, manifestando sus pasiones, sus cánticos, pero también sus impotencias y conflictos. Los barras disputan su poder, los dirigentes aprendieron a convivir con ellos. Los periodistas tienen una herramienta fundamental que es la voz de tantos hinchas que quieren seguir disfrutando, una responsabilidad que deberán cuidar y no venderla al mejor postor.