praga viajes
Diez Más

El Lobo, un culto a la eficacia

De los siete partidos que jugó este año, entre torneo y copa, Gimnasia ganó cinco y empató dos. Números y razones de este presente.


Prensa GELP

Boca es líder y con varios puntos de ventaja. River está de racha y lo persigue con frenesí. Newell’s no se baja de la pelea y es el único escolta. Sin embargo, en 2017, una de las grandes revelaciones es el conjunto de Gustavo Alfaro: sube en el torneo a fuerza de victorias (16 puntos de 18 desde la reanudación) y conserva su ilusión en la Copa Sudamericana (empató en Brasil y definirá la serie de local).

En el campeonato, antes del triunfo de anoche 1-0 contra Aldosivi, Gimnasia había vencido a Quilmes (3-1), Tigre (1-0), Sarmiento (1-0) y Atlético Tucumán (1-0), y sólo había resignado unidades en el empate ante Temperley (1-1). Y la racha invicta no comenzó frente al Cervecero, en la fecha 15; empezó en 2016: 1-1 con Belgrano y 3-0 a Godoy Cruz. El elenco tripero no pierde desde el 5 de diciembre (1-0 contra Lanús).

A la brillantez de Gimnasia en el plano local, se suma la igualdad de visitante por la Sudamericana (0-0 ante Ponte Preta en el choque de ida de la serie). El elenco platense retornó al ámbito internacional luego de tres años y la copa continental no quedará al margen de las prioridades.

En total, el invicto del Lobo suma cuatro meses y nueve partidos. Los números auspiciosos tienen argumentos: Alexis Martín Arias cada día ataja mejor; la defensa se endureció y recibió apenas dos goles en el año; Fabián Rinaudo, ausente por lesión durante el semestre pasado, aporta el salto de calidad; la llegada de Brahian Alemán resultó un puente entre el mediocampo y el ataque; Lorenzo Faravelli y Nicolás Mazzola elevaron notoriamente su nivel. Sin exceso de figuras rutilantes, Alfaro edificó una estructura sólida. Austera pero eficaz.

Ojo, el director técnico no se marea. “Debo resolver el déficit que estamos teniendo: la resolución de las jugadas”, expresó anoche, después de un nuevo éxito. El entrenador es consciente de la evolución, aunque no se relaja. Está convencido de que aún quedan varios detalles por corregir.

“Se viene una etapa linda de la competencia, la etapa decisiva”, agregó el DT, quien sabe que –desde ahora- el fixture no será para nada sencillo. Al contrario. A Gimnasia, en el próximo mes, se le vienen: Rosario Central (V), San Lorenzo (L), Racing (V), Ponte Preta por la Sudamericana (L) y Estudiantes (V).

Más allá del futuro inmediato, con cruces realmente complicados, en el Lobo gobierna el optimismo. “A Rosario vamos a ir con todo. Es un rival fuerte y una cancha muy difícil, pero vamos a estar a la altura”, sentenció Mazzola.

Un plantel confiado, un equipo invicto, un club que sueña.