praga viajes
Diez Más

El tenis de Estudiantes se renovó

Hablamos con Gustavo Merbilhaa, ex jugador profesional y actual Director de Tenis de Estudiantes de La Plata.


Prensa EDLP

Cuando era chica solía trasplantar plantitas de una maseta a otra, que se yo… me divertía. “Cada loco con su tema”, dicen. Lo cierto es que, en algunos casos, a las plantas también les divertía y crecían más hermosas que antes, mientras que en otros sus hojas se marchitaban y a la larga, si yo no hacía nada, se morían. Ahí era cuando mi papá entraba en escena para revivirlas.

Lo que sucedió con el tenis pincharrata me hizo acordar bastante a esa época. ¿Saben por qué? Porque cuando las canchas del pincha estaban debajo del estadio, en 1 y 57, el tenis funcionaba bien. Sin embargo cuando llegaron al country, en City Bell, algo pasó y eso que alguna vez había sido, comenzó a desmoronarse. Entonces, así como cuando mi viejo venía a rescatar a la planta, en este caso encontramos a los dirigentes que se hicieron cargo de esta plantita con la única idea de poner a Estudiantes en el lugar del cual nunca debió haber salido.

Sin duda la situación de abandono, canchas en mal estado, socios que dejaron de ir a jugar y poca infraestructura encendieron las luces de alerta. “Conjuntamente con Sebastián Verón, nació la idea de reflotar el tenis. Se contactaron conmigo para que juntos podamos volver a ser lo que fuimos. En febrero fui a ver las instalaciones y les di mi parecer acerca de lo que habría que hacer. Reestructurar e iluminar las canchas, construir una oficina de tenis, vestuarios y un bar. Enseguida se pusieron a trabajar. Hoy estamos inaugurando las canchas y para fin de año llegará la segunda parte de la obra (vestuarios y bar). La idea es que Estudiantes vuelva a ser ese club en el cual me formé. Queremos que los chicos estén todo el día en el country practicando tenis”, cuenta con nostalgia el nuevo Director General.

Su rol es precisamente comandar el barco que estará integrado por cuatro profesores: Andrés Barraza (profesor actual de Estudiantes) y las nuevas incorporaciones de Miguel D´ Francisco, Indalecio Dutil y Mauricio Esquivel. Juntos pondrán en marcha la Escuela de tenis que funcionará con los métodos tradicionales y los nuevos de Play and Stay. “La escuela es lo más importante para mí. Será el semillero del cual sacaremos futuros jugadores. Trabajaremos para que los chicos del Colegio de Estudiantes tengan horarios especiales a partir de la hora de salida de cada turno escolar. Pero también estaremos poniendo el foco en que la gente venga a practicar el deporte, darle fuerza nuevamente a los interclubes. Hoy tenemos pocos equipos (una segunda, una tercera y dos cuartas, sumado a dos categorías de damas), también queremos armar torneos de la AAT, en fin queremos darle vida de club al country”.

Con esta nueva gestión que ya comenzó a trabajar hace dos semanas, los socios podrán jugar al tenis de noche. “Además estamos trabajando para poder abrir los sábados y domingos por la tarde, ya que hoy abrimos de lunes a sábado hasta las 14hs”.

Fue número 1 en las categorías juveniles, sacó algunos puntos ATP pero rápidamente se quedó sin dinero, motivo por el cual decidió jugar en Francia torneos por plata. A los 36 años, se alejó del tenis como jugador pero comenzó una nueva etapa -la de profesor y entrenador-. Allí su amigo -Hugo Suárez- le brindó una mano invitándolo a trabajar con él en el Hipódromo. Gracias a eso, aprendió lo que es estar del otro lado de la red o, incluso, fuera de la cancha. Hoy se le presenta un nuevo desafío: estar a cargo de todo el tenis de Estudiantes. Sin duda que es una oportunidad para no desperdiciar.

Así como yo no podía hacer cambios de masetas sin el visto bueno de mi padre, en un club ningún cambio profundo es posible sin el visto bueno de la dirigencia. Y en esto, Merbilhaa, juega con viento a favor. Está todo dado para que Estudiantes ingrese nuevamente al centro de la escena del tenis platense. Por lo pronto, podemos decir que las  cosas parecen estar bien encaminadas. El tiempo es el único que sabe cómo resultará.