praga viajes
Diez Más

La profecía de Batata

La predicción cumplida de Clerc, sus argumentos y -de yapa- el nuevo augurio del ex número 4 del mundo.


Por María Cabo

En una nota publicada el 18 de mayo en OléTenis, José Luis Clerc recordó que “luego de haber visto jugar en el Abierto de Australia a Rafael Nadal, estaba convencido que ganaría su décimo Roland Garros”. Hoy elevó la apuesta y declaró a Diez Más que Rafa terminará el año como número uno del mundo.

Los dichos de Clerc son para tenerlos en cuenta porque ha sido número 4 del mundo, disputó final de Copa Davis, y hoy es un excelente comentarista de tenis y conoce perfectamente el circuito desde adentro. De esta manera, cuando mediaba el primer Grand Slam de la temporada (el Abierto de Australia), Clerc notó un cambio en Nadal que venía de su herramienta de trabajo. “El mayor peso que tiene su raqueta en la punta le da una mano enorme, permitiéndole tener una derecha más profunda y rápida y disminuyendo el tiempo entre su impacto y el pique del otro lado de la red”, afirmaba por aquel entonces.

Sin duda, el AO fue la plataforma de lanzamiento de lo que es este nuevo Rafael Nadal. Allí comenzamos a ver un jugador distinto, motivado por seguir haciendo historia. Si bien perdió la final en manos de Roger Federer, el mundo del tenis sabía que Rafa tendría sus cañones listos para la temporada de polvo de ladrillo.

Acá es donde la visión del especialista entra en juego y pone el foco en tips que al ojo de los comunes suelen escaparse. El detalle de la raqueta no es para nada menor. Al haber realizado ese cambio, su juego mejoró, se volvió más agresivo y eso le generó mayor seguridad. “Rafa ha vuelto a ser él, tanto en lo mental, en lo técnico, como en lo físico. Su confianza fue creciendo y le permitió recuperar un territorio que había perdido algunos años atrás. Hoy, ha vuelto a ser respetado por todos y esto le da la ventaja de tener un enorme porcentaje de partido a su favor”, afirmaba Batata meses atrás.

Después de haber perdido la final del AO, la fiera volvió a rugir. Se adueñó del Masters 1000 de Montecarlo, Conde de Godó en Barcelona, Masters 1000 de Madrid, y el segundo Grand Slam de la temporada, el abierto francés de Roland Garros. Según dijo Batata “nadie podrá hacerle sombra a Rafa en París”. Y Rafa cumplió. Lo hizo de nuevo, por décima vez. Los números hablaron por sí solos. Disputó siete partidos, sin perder un solo set. Cedió tan sólo 35 games, poniéndole su firma a la declaración que Clerc había hecho meses atrás.

Por su parte, luego de haber visto cumplida su profecía, José Luis Clerc afirmó que el próximo número 1 del mundo se llamará Rafael Nadal.

No sé ustedes, yo le creo.