praga viajes
Diez Más

Tenis universitario

Entrevista a Agustín Vampa, subcampeón de beach tennis individual y campeón en dobles junto a Tomás Szechenyi (también de la UNLP).


Por María Cabo

Agustín Vampa (25) está cursando el último año de Licenciatura en Educación Física en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Al regresar de los Juegos Internacionales de Playa, disputados en Maceió, Brasil, habló con Diez Más. Nos contó su experiencia y cómo ve el desarrollo del deporte universitario argentino.

– Subcampeón de beach tennis individual y campeón en dobles junto a Tomás Szechenyi (también de la UNLP). ¿Cómo viviste esa semana?

– Los Beach Games International University fueron una experiencia muy linda. Todo muy profesional. Los estadios, el transporte, hotel de lujo, la comida, todo fue increíble. Estuvimos disfrutando de la playa y los lujos que nos ofrecía la organización. Por supuesto, cuando teníamos tiempo libre, porque generalmente pasábamos gran parte del día en el estadio alentando a nuestra delegación (UNLP), entrenando o compitiendo. Fue la primera experiencia en un torneo internacional de beach tennis y el haber obtenido medallas me puso muy feliz.

– ¿Vos venís del tenis, como te preparaste para el beach tennis?

– Estuvimos entrenando en la República de los Niños. Utilizamos la red de vóley –que si bien no es la misma que la de beach tennis, nos permitía jugar de igual manera. Marcábamos la cancha con líneas caseras. Cuando podíamos viajábamos a la Capital para entrenar en la cancha de beach tennis de El Abierto y, en Vicente López junto al entrenador de la selección argentina de beach tennis, Victorio Imperiale que nos dio una mano gigante para entender la lógica de este deporte. Antes de viajar competimos en dos torneos que se hicieron en Mar del Plata y Pinamar. Así que llegamos a Brasil con ritmo de competencia y entrenamientos.

– Nacido y residente de la Ciudad de La Plata. ¿Hincha del Pincha,  del Lobo o hay alguna tercera opción?

– Soy del Pincha. Mi vida deportiva empezó a los 4 años en Estudiantes, con el fútbol y hasta los 12 me dediqué de lleno a correr detrás de la pelota número 5. Entrené en el club y cuando mi hermano comenzó con tenis, fui a verlo jugar. Me gustó, me pareció fácil, divertido y así fue cómo arranqué. A los 11 jugaba fútbol en Estudiantes e iba una vez por semana a tenis. Hasta que llegó el momento de decidir por alguno de los dos, y me terminó por convencer la raqueta. Así que comencé con ganas de descubrir este nuevo mundo del tenis en el Hípico de La Plata.

– ¿Cómo combinás el estudio y el juego?

– Es una pregunta que todavía me hago. Prácticamente no tengo tiempo entre las cursadas, el estudio, el trabajo, los entrenamientos, los viajes y demás. Sin embargo encuentro momentos que aprovecho al máximo. En nuestro país, el deporte universitario es algo nuevo y todavía hay algunas cosas que no están contempladas en relación a los estudiantes y sus derechos. Todavía dependemos de la buena voluntad del docente en pasarte la fecha de un parcial o justificarte una falta en la cursada.

– ¿Crees que existe alguna posibilidad de armar un sistema universitario de juego como el de los EEUU, en donde los chicos estudian y compiten representando a su casa de estudio?

– Claro que sí. Igualmente hay que tener en cuenta que la gran mayoría de las Universidades en USA son privadas y cuentan con un capital que hace posible todas las competencias. Pero estoy seguro que en unos años se van a empezar a formalizar o establecer ligas universitarias argentinas de todos los deportes. Es cuestión de tiempo y de implementar buenas políticas de Estado en relación al Deporte Universitario Argentino.

– ¿Qué nivel hay en el tenis universitario?

El nivel es bueno, ha ido creciendo a medida que pasaron los años. Marcelo Albamonte (Director de Tenis Universitario de la AAT) comenzó en el año 2011 con esta movida. Para esa fecha eran cuatro inscriptos en los torneos. Hoy son más 150 jugadores en el Ranking Universitario Nacional.

– ¿Cuándo terminás la Universidad vas a seguir vinculado al tenis?

– Si hay algo que tengo claro es que esto es un camino de ida, el deporte universitario es un mundo que me encanta y poder ayudar a desarrollar éste área, es una motivación muy grande. Junto al equipo de tenis de la UNLP, nos dedicamos día a día a hacer crecer este deporte, a que cada vez haya más estudiantes que jueguen al tenis y a dejar en lo más alto el nombre de la Institución a nivel deportivo.